TODEDREAM  Nº 1.  
   

  

KATA  / “SABER CALLAR” O  EL VALOR DEL SILENCIO EN EL CONFLICTO

“Al salir de casa  mil enemigos te esperan”  G.Funakoshi

 

Los antiguos practicantes de To-De   o Karate-Do ,  tenían muy claros una serie de conceptos tales como  la justicia, la sinceridad  y la verdad  aún cuando esta suponía  en  ocasiones un extremo sacrificio.  Solían evitar los enfrentamientos pero cuando estos se producían los encaraban de manera valiente. La traición o la cobardía   no tenían cabida en sus vidas y  muchos de ellos procedían al “sepuku” o suicidio ritual.

Sin llegar a esos extremos existen valores ,como los ya comentados, que jamás debieran perderse y que lejos de mantenerse  están tomando derroteros contrarios.

 “Un amigo mío   fue acusado por una persona de su entera confianza de haber repartido panfletos   ofensivos  en su contra; parece ser que alrededor de esta trama pululaban  personajes  que ,sin tener otra cosa que hacer,  se dedicaron a mantener conversaciones a dos bandas  y quizá por el efecto  de algún sueño extraño o de  ¡vaya usted a saber que!   idearon  e imaginaron , llevados seguramente   por la envidia,  ese     hecho hasta  que sin ningún pudor lo vomitaron ; porque cuando una calumnia sale de la boca   no puede  acompañarse más que de un vómito.

Por otro lado  hubo quien ,  estando presente  en el momento de los calumniosos hechos, además de lanzar inicialmente su particular vomitada, se mantuvo  durante largo tiempo en silencio   hasta que finalmente    dijo haber confesado la verdad   ; cosa que mi amigo comprobó fehacientemente  que se trataba de una  gran mentira. La cosa  revestía mucha gravedad porque  todos los personajes de la trama  estaban en el entorno de mi amigo ; todos decían quererlo   y todos callaron.

Mi amigo sufrió mucho  porque  la persona a la que tanto amaba   lo había juzgado y condenado de antemano ; por eso   ni se defendió “

 Actitudes como estas  jamás tendrían cabida entre los auténticos practicantes de To-De  y de haberse producido sus autores  hubiesen confesado inmediatamente la verdad.

A un practicante de  To-De, como a cualquier persona,  no se le pude pedir  que cambie súbitamente  su carácter   y como en todos los órdenes de la vida los  hay  coléricos, templados,  pacíficos  e incluso , porqué  no ,   hasta violentos   pero   ninguno consentiría  el linchamiento de un inocente  ni mucho menos participaría  en  la propagación de    rumores ;y por supuesto jamás en una calumnia.

Tiempo después hablaba sobre esto  con un anciano Maestro  y admitiendo la gravedad de dichos comportamientos  argumentaba  que en su fuero interno   las personas que se comportan de ese modo  jamás piensan las consecuencias de sus actos  porque  cuando   las cosas se complican suelen escapar como las hienas.

Mi amigo me decía  que si esto le hubiese ocurrido  hace  diez años   las cosas hubiesen tomado otros  derroteros  y seguramente  se hubiese tomado la justicia por su mano con todos esos canallas. Lo típico , me decía,  ¡van a saber quien soy yo¡  ¿ como me pueden dejar   en esta situación?   Mi amigo  diez años atrás  todavía mantenía  una gran importancia personal   y ahora  tras muchos y muchos años de la practica del Kata  había llegado al desprendimiento  y por tanto a no poseer casi ninguna importancia personal . Cuando alguien es capaz de decir  “ me importa un carajo  lo que piensen de mí” es cuando  se ha conquistado   la libertad.

Y ¿que actitud habría que tomar  con los   calumniadores?  Aunque cueste  adoptar  esa postura  lo que hay que hacer es ignorarlos para siempre  ¿qué vamos a conseguir  reprochando su comportamiento?  Simplemente  violencia  porque  todos estos tipos   , que hacen de la difamación su modo de vida , emplearan todo tipo de armas  para intentar disfrazar sus actuaciones  y de ese modo  irremediablemente las cosas pueden acabar   de manera  muy violenta. A estos tipos  no hay que darles aire, hay que dejar que se consuman solos  . Cualquier intento de dialogo o de reproche   es proporcionar  oxígeno   a unas ascuas  que  se apagan solas dejándolas  en el olvido.

Desde luego que admiro  a esos Maestros  que van por la vida  imperturbables  y que no se inmutan ni ante las alabanzas ni ante las calumnias   y ahora me viene a la mente  la actitud  de “Jesús  el Cristo”, traicionado por Judas y negado por Pedro sus discípulos más queridos.

Mi amigo  tiene sus cosas  ,como todo el mundo, pero posee un corazón muy generoso . Unos desalmados  intentaron con calumnias arruinarle la vida  y yo temí por él , temí por su reacción  porque también habían insultado su Arte .  Rogué   por que la práctica de tantos y tantos años de Kata  le sirviesen para algo en un momento decisivo.

Mi amigo soportó  con estoicismo  todo eso ; supo  callar y mantener la calma. Callar hasta para no defenderse porque nada había hecho. El Kata  había dado su fruto .

A todos los que de alguna manera preguntáis   para que  sirve el Kata     tened presente  que su práctica  es capaz  de  erradicar la importancia personal  y posibilita  la imperturbabilidad.

La Desiderata  es una bella reflexión  anónima  que comienza de esta manera tan hermosa:

“Ve plácidamente entre el ruido y la prisa. Recuerda que la paz puede estar en el silencio. “

Recordad entonces  el valor del  silencio  y la práctica del Kata .

 Matsu

 

 
 

 

 

                 matsu@to-de.org                    www.to-de.org 

 
 

1arrow4.gif (1144 bytes)